Edad Moderna, Mujeres en la Historia, Renacimiento

La ternura de Lucrecia Borgia

“Siempre me he preguntado que legado quedará de cada una de las grandes mujeres en la Historia…” En el video: la ternura de Lucrecia Borgia.

La ternura de Lucrecia Borgia

Ha sido una de las mujeres más calumniada y difamada de la Historia.

Vió la luz, por primera vez, el 18 de abril de 1480, era una niña de intensos ojos azules y dorado cabello.

Hija del Papa Alejandro VI (nombrado en 1492 al 1503) y Vannozza Cattanei. Alejandro VI tuvo un total de siete hijos reconocidos, entre ellos los cuatro que tuvo con Vannozza Cattanei.

Lucrecia se crió junto a una sobrina del papa, Adriana del Milà Orsini, en el Palacio de los Orsini, allí aprendió catalán, castellano e italiano simultáneamente, siendo su educación completada con latín, griego, poesía, música y danza, así como aquellas otras que se consideraban imprescindible para una dama de su tiempo, como el bordado.

El 26 de febrero de 1491, cuando solo tenía 11 años, se concertó su primer matrimonio, que no llegaría a celebrarse, ni los que posteriormente se cerrarán según los intereses de Alejandro VI.

Sin embargo, en 1493 casó a Lucrecia con Giovanni Sforza, duque de Pesaro y miembro de una de las familias mas poderosas de la Italia del siglo XV. Pasado unos meses cuando esa alianza matrimonial dejó de tener interés para Alejandro VI, este declaró nulo el matrimonio argumentando que nunca había llegado a consumarse. A pesar de que Lucrecia ya estaba embarazada de su hijo Giovanni.

La reacción de los Sforza ante esta afrenta es brutal. Comienzan una campaña de desprestigio contra el papa y difaman a Lucrecia.

En estos meses, Alejandro VI ya había concertado un nuevo matrimonio, con Alfonso de Aragón, duque de Bisceglie.

Pasado un tiempo, Alfonso de Aragón se convierte en un estorbo para la familia. En julio de 1500 fue asesinado, se difundió que Cesar Borgia estaba al frente de esta conjura. Fue un asesinato político que dejó a Lucrecia hundida y decidida a renunciar a la vida mundana. Ella se retira a Neri, aunque Alejandro VI no estaba dispuesto a consentir que su luto durará demasiado.

La casan por tercera vez, con muchas dificultades y con un alto coste económico para los Borgia, con Alfonso D’Este, convirtiéndose en la duquesa de Ferrara.

Lucrecia vivió en la corte de Ferrara los diecinueve años más estables de su vida. Dedicada al mecenazgo, en 1521 fundó un convento, basado más en las obras que en la oración, para acoger a mujeres con dificultades, creo el primer monte de piedad para ayudar a los pobres o promovió la revisión de procesos para pobres encarcelados.

El 24 de Julio de 1519, con treinta y nueve años, fallece unos días después de dar a luz a su hija, Isabella Maria.

Lucrecia favoreció la justicia social y entraba en la leyenda, una leyenda que no fue generosa con sus hechos y que se resiste en el tiempo como una sentencia sobre ella.

2 comentarios en “La ternura de Lucrecia Borgia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s