Historia Campo Gibraltar

Purificación Patricio Ragel, la sencillez de la memoria

Purificación Patricio Ragel, la sencillez de la memoria.

He aprendido a pasear por la vida de puntillas, a vivir los pequeños y discretos momentos, que me regala, con la determinación de saborearlos, la quietud y la paz de elaborar huellas de memoria que van sellando el devenir de los días,

Nací el 27 de mayo de 1878, en Algeciras, me llamaron Purificación Patricio Ragel, me conocerán por Pura, y llegué al seno de una familia con grandes inquietudes culturales, profesionales y una gran devoción religiosa.

Estas inquietudes consiguieron que tanto mi hermano, Manuel como yo pudiésemos desarrollar nuestras vocaciones, él, en el sector empresarial, fue en 1919 el propietario de la primera fabrica de luz en Algeciras, ubicada en la calle del Muro.

Si, mi infancia tuvo lugar en una ciudad costera, besada por un mar cálido, roto su horizonte por Gibraltar… recuerdos… Atravesaban los vaporcitos la Bahía y se fundían en su llegada, allí en la roca, hasta desaparecer.

Toda mi ciudad huele a mar, en mi casa ese mar entraba a raudales, lo traía mi padre, José Patricio Redondo, cabo de la Comandancia de Marina y Guardacostas y nuestra gran devoción a Nuestra Señora, la Virgen del Carmen.

Aguas tibias que acarician las arenas doradas de sus playas, allí solía llevarnos mi madre a darnos los baños, una vez bendecida las aguas por la Virgen del Carmen.

Mi madre, María de la Palma Ragel, en honor a la patrona de Algeciras, la Virgen de la Palma.

Recuerdos de las pequeñas delicias de la vida.

Mi vida transcurría entre la inocencia de la infancia y el despertar de la adolescencia mientras a mi alrededor la ciudad sufría importantes transformaciones del final del siglo XIX y principios del XX.

En 1892 se produjo la inauguración de la línea férrea Bobadilla-Algeciras por la British Andalussian Rail Road.

Y sobre la playa del Chorruelo, en la loma se comenzaba a levantar un Hotel, lujoso, señorial que llevará por nombre Hotel Reina Cristina y en el que en 1906 acogerá la Conferencia Internacional de Algeciras.

El puerto comenzaba a insinuar su potencial de futuro, Algeciras se expandía respirando modernidad,

Sin embargo, la realidad de las transformaciones no alcanzaba a las mujeres, que aún luchaban por librarse de las dificultades privadas y públicas.

Mis huellas de memoria están vinculadas al logro de las mujeres por graduarse, en mi caso, por ejercer profesiones sanitarias más allá de auxiliares, comadronas o enfermeras.

En mis tiempos, se contaba con la oposición de la familia, los propios miembros, a veces, obstáculos insalvables, aunque no fue mi caso, y de igual manera los centros de enseñanza no admitían a las mujeres al igual que los centros sanitarios nos llenabas de barreras que nos impedían ejercer.

La perseverancia de las mujeres pudo más, y cuando en 1901 apareció la nueva carrera de Odontólogo, setenta y siete mujeres intentaron culminar sus estudios. Muchas lo conseguimos.

En 1915 ejercen en España 700 profesionales de los cuales siete éramos mujeres, entre ellas, yo, Purificación Patricio Ragel. Única en Andalucía.

Sin embargo, mis inquietudes me llevaron a completar los estudios de Practicante y en la revista profesional “Medicina y Cirugía Auxiliar en su ejemplar de febrero de 1952, aparecía que desde 1916 ejercía tal profesión.

Fui la primera en Algeciras, en 1926 aparecí en el censo industrial con una consulta en la calle Prim, numero 7. Lo conseguí en una profesión reservada a hombres con la perseverancia de quienes me abrieron camino y con la certeza de abrir puertas.

Ejercí junto al Dr. Ventura Morón, incluso en intervenciones quirúrgicas, en el Hospital Civil de Algeciras.

Presté asistencia, de forma voluntaria, en Cruz Roja.

Y así fui hilvanando el hilo de mi vida a la Algeciras del futuro.

Alguien, un día, buscará en el archivo municipal, en la sección de la Escuela de Artes y Oficios, y constará mi matricula núm. 923, tenía entonces 47 años y las mismas ganas de vivir intensamente mis inquietudes.

Mi vida terminará un 4 de noviembre de 1958, mi historia se perderá entre el devenir de una ciudad que busca su referencia mundial, sin embargo, las huellas de memoria que tejí en Algeciras, en algún momento, renacerán en lo visible.

Con la colaboración de

Agustín Del Valle Pantojo

Profesor- Tutor UNED Campo de Gibraltar. Licenciado en Filología Española. Licenciado en Geografía e Historia, Especialista Universitario en Archivística.

1 comentario en “Purificación Patricio Ragel, la sencillez de la memoria”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s