Edad Antigua, Mujeres en la Historia

Enheduanna, la primera persona autora de la Historia

Enheduanna
Flor Fernández Salgado. Actriz y Profesora de Literatura.

Soy Enheduanna, suma sacerdotisa y ornato de dios. Nací entre los ríos Tigris y Éufrates, en la ciudad de Ur, la de los zigurats y las casas de barro. Mi padre es Sargón I y mi hermano es Rimush. Ambos  gobernaron Sumeria hace cinco mil años y a  ambos serví con lealtad y gratitud.

Soy la Gran Sacerdotisa del templo de An, dios del cielo. Mi padre me nombró sacerdotisa de Nannar, el dios luna, una de las grandes divinidades del panteón mesopotámico.

Probablemente escribí versos  en la arena de la desembocadura del Éufrates y me bañé en  sus aguas, las que arrastraban los ricos tesoros de las montañas de Anatolia. El Éufrates y el Tigris   formaron  el larguísimo río  Shalt al-Arab que serpentea a través de desiertos y tierras áridas. Hay quien piensa que el río en el que se baña mi ciudad, Ur, es el cuarto río del Edén, el Paraíso.

Quizás alguno se enamoró de mí al verme deshacer mi tocado,  sentada a la orilla de sus aguas con los pies descalzos y mi túnica color tierra. Quizás yo también me enamoré y sentí el pálpito del corazón cuando vi  al muchacho con su falda de piel y su rodilla izquierda al descubierto. Quizás nos enamoramos mientras el agua se llevaba la cinta que sujetaba mis cabellos y que me había quitado para refrescar mi frente del calor  del desierto. Tal vez nos prometimos amor eterno. Lo mismo él era un soldado, tal vez un campesino, pero mi padre me necesitaba para consolidar su poder en el sur de Sumeria y para conseguir la unión con el norte. Decidí ser la Sacerdotisa y honré a Inanna la diosa del amor y de la guerra, porque quién sabe si no me enamoré de una mujer.

En las madrugadas paseaba  por el templo de Ur, recorría el patio y observaba los cuatro puntos cardinales que lo envolvían con sus mágicos presagios. Avanzada la mañana, escuchaba el rumor de la gente que recorría las tres terrazas, cada uno con su clase social y sin mezclarse.

Mi responsabilidad era abrumadora. Sin embargo, acometí las empresas a las que estaba destinada. Supervisaba la correcta ejecución de los rituales porque el dios luna e Inanna eran quienes me protegían. Y en su honor y a sabiendas de la necesidad de estabilidad para el Imperio de mi padre, creé la primera teología sistemática de la humanidad. Nunca algo así se había realizado anteriormente. Y lo hice creando un panteón, un paraíso de dioses. Fue tan novedosa esta forma de dar cabida a todas y cada una de las creencias de los diferentes zigurats que se mantuvo a lo largo de los siglos posteriores.

También cuidaba los graneros de la ciudad. Me ocupaba de que  estuvieran llenos y  mi intención era distribuir con equidad el grano en tiempos  de dificultad y de hambre. Me preocupaba del buen mantenimiento de los cultivos. Muy posiblemente paseaba por lo campos y contemplaba el crecimiento de las espigas. Muchas veces salía del camino para internarme entre los surcos y probar así la madurez del trigo. Mi boca saboreaba la yema  verde y mis dedos deshacían ágiles las cascarillas.

Además supervisaba el proceso de la cerveza, tan amada por mi pueblo y tan importante en siglos posteriores que hasta Alejandro Magno la valoraba. Vigilaba el malteado que le daba el color, también la maceración, el filtrado y la cocción. La llamábamos Kash y era tal su importancia que los reyes hacían sus rituales a los dioses y difuntos a través de libaciones de ofrenda. También hacíamos pomadas y ungüentos medicinales que aliviaban nuestros males. Y mi pueblo se alimentaba con su licor o con el pan de cerveza que elaborábamos. Muchas veces pagábamos los salarios a nuestros trabajadores con ella.

Mi civilización creó la mágica posibilidad de la escritura. Muchos antes que yo escribieron en las tablillas de arcillas, sin embargo, mi mérito es que conseguí unir mi nombre a mi obra y por ello soy autora y, además, la única autora mujer de Mesopotamia.

Escribí  42 himnos de los conocidos Himnos de los templos sumerios y  tan apreciados que muchos autores de esta actualidad vuestra  se inspiran en ellos. Me llaman la Shakespeare de la época sumeria y akadia.

Escribí también Exaltación a Inanna, el Nin-Me-Sar-Ra , poema que me permitió reflejar mi tristeza por el exilio que padecí fuera de mi templo. Pero, la diosa me protegió y volví a ejercer de Suma Sacerdotisa en el reino de mi hermano.

Fui testigo de la destrucción de personas, templos y ritos sagrados, aunque también tuve privilegios. Pero la belleza espiritual de la diosa del amor y de la guerra me sirvieron de escudo contra la amargura y el dolor.

Nunca supe la fecha de mi muerte, pero toda mi vida y la importancia de mi nombre perduran  en un simple disco de alabastro, testigo mudo de mi existencia.

1 comentario en “Enheduanna, la primera persona autora de la Historia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s