Historia del Arte, Historia Universal, Literatura, Mujeres en la Historia

Colette, «la libertad de vivir»

El 28 de enero de 1873 nací en Saint-Sauveur-en-Puisaye (Francia), «!Qué maravillosa vida tuve! Ojalá me hubiese dado cuenta antes…»

He sido considerada como una de las mejores escritoras del Siglo XX, pero mis extravagancias y mi modo de entender la vida también me ha trascendido.

En 1900 publiqué «Claudine en la escuela», primer libro de mi serie de novelas «Claudine» que aparecen bajo la firma de Henry Gauthier-Villars, «Willy», mi marido, catorce años mayor que yo, del que me divorciaré y del que tengo tan tomentoso recuerdo como agradecimiento, a lo que sin querer, me ofreció del mundo y que yo lo tomé.

«Rápido, pequeña, escribe, no nos queda un céntimo en casa» me decía, a veces, a traves de la puerta de la habitación donde me encerraba para que yo siguiese escribiendo.

En el Paris de aquel momento mis obras sobre Claudine escandalizaban a la vez que atraían a toda la población, mis letras ingenuas y a la vez provocadoras y eróticas no dejaban indiferente.

Juzguen mis obras, no mi manera de vivir o transgredir las reglas de la sociedad parisina de principio del siglo XX: mis matrimonios, mis divorcios, mis amantes, hombres o mujeres, mis desnudos o el vestir pantalón totalmente prohibido para las mujeres.

Viví una ciudad, Paris, confluencia de la lujuria. Participé, me embarqué en el Music Hall: El sueño de Egipto, representado en el Moulin Rouge en 1907, y lo tacharon del mayor acto de inmoralidad. Al besar en el escenario a Mathilde de Morny- Missy-. En aquel momento, mi amante y mi pareja, no lo escondí.

Contraeré matrimonios y divorcios, tuve muchas vidas y todas fueron interesantes, pero os invito a recrearos en mis obras, en mi legado:

Obras Chéri, La Vagabunda, Sido, La gata o Gigi con la que adquiero celebridad internacional, entre otras publicaciones.

«Solo hacemos bien las cosas que queremos hacer.»

Fui reconocida obtuve la medalla oficial de la Legión de Honor, reconocimiento que rara vez recibía una mujer y fui la primera mujer en presidir la Academia Goncourt entre 1949-1954.

«Adoro mi pasado. Adoro mi presente. No estoy avergonzada de lo que he tenido, y no estoy triste porque ya no lo tengo.»

Fallecí el 3 de Agosto de 1954. La Iglesia católica me negó un funeral, pero Francia me regaló un Funeral de Estado.

«Ser feliz. Es una forma de ser sabio.»

1 comentario en “Colette, «la libertad de vivir»”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s